Hallada una tumba del Imperio Nuevo Egipcio

18.04.2017

Un equipo de arqueólogos ha descubierto ocho momias, sarcófagos de maderas de intensos colores y estatuillas conocidas como "ushbeti" (representaban a los muertos en distintos quehaceres cotidianos) en una tumba con casi 3.500 años de antigüedad, cerca de Luxor, en la zona de Dra Abu al Naga. Parece que perteneció a un hombre de cierta importancia de la XVIII o XIX dinastías que ejercía como juez, llamado Userhat y ha sido una suerte porque la mayoría de las tumbas de este lugar fueron saqueadas tiempo atrás, en cambio la descubierta estaba intacta.

Con la XVIII dinastía comienza el Imperio Nuevo egipcio, el máximo esplendor de la tierra de los faraones. Catorce o quince reyes pertenecientes a esa dinastía gobernaron Egipto entre los siglos XVI y XIII a.C., sin conocerse con exactitud a que reinado corresponde la tumba descubierta; es más, pudiera ser de la siguiente dinastía, la XIX, la de Ramsés, el famoso faraón de la época de Moisés. En los sarcófagos se grabaron personajes y escenas de la época y por este detalle se ha podido discernir que algunos de estos sarcófagos no son de la época ni el lugar, sino de tiempos del conocido como Tercer Período Intermedio, que duró más de cuatro siglos (la época en que el Egipto de los faraones decae).

En la tumba se han encontrado útiles de arcilla con el nombre del sujeto a quién pertenecen, los sarcófagos mencionados (diez en total, de madera, algunos rotos, pero bien conservados), numerosos jarrones también de arcilla y coloreados, más de mil estatuillas funerarias además de ocho momias envueltas en lino y esqueletos junto a cráneos humanos y máscaras de madera, según el director del equipo de arqueólogos que llevan a cabo la excavación, Mustafa Waziri. Las estatuillas y las máscaras se hallaron en la habitación oriental de las dos a las que se llega a través de un pozo de nueve metros de profundidad.

La tumba tiene forma de T, como la de los nobles del Alto Egipto, con un patio abierto, una sala rectangular (donde se halló uno de los sarcófagos) y una cámara funeraria en el interior donde estaban casi todos los sarcófagos y las momias.

Hay otros dos accesos a sendas tumbas todavía no exploradas en lo que parece un pequeño complejo funerario.

El descubrimiento se enmarca dentro del gran esfuerzo que el Gobierno egipcio realiza desde hace dos años para relanzar el turismo, afectado por el terrorismo. Para ello, el Gobierno invierte en seguir descubriendo restos del pasado faraónico de Egipto, su principal atractivo turístico. Uno de los proyectos más ambiciosos es el llamado "Scan Pyramids" que tiene como objetivo hallar cámaras secretas en el interior de las grandes pirámides y ya ha comenzado a dar frutos pues en la Pirámide de Keops se han descubierto dos "anomalías", utilizando tecnología de escaneo, que pudieran ser dependencias aun no descubiertas. También se investiga la posibilidad de que exista una galería que conecte la tumba del faraón Tutankamón, en el Valle de los Reyes, con la de la reina Nefertiti. Recientemente, se halló una nueva pirámide, en el complejo funerario de Dahshur, del Segundo Período Intermedio, antes del comienzo del Imperio Nuevo, al que pertenece la tumba descubierta.