Muere el hombre más longevo del Mundo

12.08.2017

¿Cuáles son las claves para vivir más tiempo? Averigua qué Países tienen una mayor esperanza media de vida

El objetivo es superar los cien años con calidad de vida
El objetivo es superar los cien años con calidad de vida

ALEX FERNÁNDEZ

Ha muerto el hombre más viejo del Mundo. Se trataba de un israelí llamado Yisrael Kristal, fallecido ayer (11-08-2017) a la edad de 113 años. Teniendo en cuenta que los seres humanos podemos albergar recuerdos con claridad de cuando teníamos tres años de edad en adelante (al menos como norma habitual salvo casos excepcionales o recuerdos anteriores borrosos), este hombre podía narrar hechos vividos por él desde 1907. Y analizar acontecimientos de los que fue contemporáneo desde tan solo unos años más de tal modo que podía hablar de la Primera Guerra Mundial con pleno conocimiento de causa (tenía diez años cuando estalló la "Gran Guerra"). 

Yisrael Kristal, una vida ejemplar
Yisrael Kristal, una vida ejemplar

Yisrael nació en Zarnow (Polonia) y en alguna ocasión recordaba cuando aún iba la gente en carros de caballos, en su Polonia natal o cuando oyó por primera vez una emisión de radio. Siendo un adolescente, en 1916, conoció al emperador Francisco José I de Austria, que era soberano también de Volinia, territorio que incluía parte de la actual Polonia. Precisamente, el emperador moriría el mismo año que a Yisrael le correspondía celebrar su Bar Mitzvah, la fiesta judía que conmemora el paso de la niñez a la edad adulta de un hombre, pero las circunstancias familiares eran complicadas por lo que no fue posible celebrarlo: su madre murió en 1910. El joven Yisrael vivía con unos parientes que no pudieron organizarle esa importante fiesta para todo varón judío. Sus descendientes (dos hijos, nueve nietos y 32 bisnietos) se la organizarían poco antes de morir. De su padre, un erudito religioso, heredó el fervor por su religión, a la que se agarró con fuerza como una herramienta más de supervivencia. Se da la paradoja de que su padre fue hecho prisionero por los rusos en 1915 no sabiéndose nada más de él, pero treinta años serían también los soldados rusos los que liberaron a Yisrael de los nazis.

Tras la Primera Guerra Mundial se trasladó a la ciudad de Lotz con unos familiares en cuya fábrica de dulces él mismo trabajaría desde los 17 años. Poco después se casó y tuvo dos hijos, pero cuando los alemanes invadieron Polonia él y su familia fueron conducidos al guetto judío de la ciudad donde murieron sus hijos por las epidemias debido al hacinamiento y escasez de alimentos o fármacos. De ese infierno pasó a otro mucho peor, el campo de concentración de Auschwitz a donde enviaron al matrimonio como a muchos otros judíos y personas de otras etnias -más de un millón de personas morirían en ese nefasto lugar-. A su esposa le asesinarían a sangre fría. Él pasó por algún campo más y sobrevivió por poco. No solía hablar de los horrores que padeció en Auschwitz, por el dolor que le causabe recordarlo.

Eran tantos los sufrimientos y tantas las historias de personas de lo más diverso que allí estaban encerradas que se necesitarían dos libros para narrar cada jornada. 

Lo poco que habló de su horrible experiencia lo hizo al diario israelí Haarezt en 2012. El mismo medio al que le declaró que en la actualidad hay demasiada permisividad; en su época, la juventud se preocupaba por encontrar un trabajo siendo más respetuosa con todo, lo que no veía que sucediera hoy en día. No se obliga a los jóvenes a esforzarse pues las aplicaciones tecnológicas se lo ponen todo muy fácil.

En 1950, con el nuevo Estado de Israel ya reinstaurado, viaja a Haifa, con su segunda esposa, Batsheva Judah, polaca también y que como él se había quedado sola, pues los nazis mataron a toda su familia. En Israel montó una pastelería, formando una nueva familia; ya tenía un hijo cuando viajó al Estado hebreo y allí nacería su segundo hijo. Tenía 47 años cuando se trasladó a Israel. Sus comienzos en el nuevo País también serían difíciles, pues el azúcar escaseaba y eso para un pastelero es un gran problema. Se las ingenió para extraer la materia prima de los árboles y elaborar sabrosos pasteles que le harían famoso.

Yisrael es un ejemplo de que, no solamente cuidándose de forma exhaustiva, por muy recomendable que sea, se consigue tener una vida longeva. Él estuvo sometido al peor estrés imaginable, muchos días en los que no descansaba lo suficiente, superando todo tipo de adversidades y la muerte de sus seres queridos y aun así llegó a la increíble edad de 113 años. Según su hija, comía poco y despacio pero además era alguien muy positivo, optimista y de gran sentido del humor. Ciertamente, con lo que sufrió, solo puede sobrevivirse siendo alguien que no pierda nunca la esperanza. Contaba que cuando los soldados rusos le liberaron se lo agradeció haciendo pasteles para ellos con los escasos ingredientes que pudieron facilitarle.

¿Quién es el hombre más viejo del Mundo? ¿Y de la Historia?

Circulan historias de personas aún más viejas como Mbah Gotho, del que se dice que tiene 145 años si bien no se ha reconocido, de forma oficial, que este dato sea cierto. Gotho supuestamente nació en 1870 en Java, sobreviviendo a toda su familia y sus tataranietos son todos mayores de edad. Actualmente tienen que ayudarle a comer y asearse puesto que no puede por sí mismo.

Otro caso incierto es el del nigeriano James Olofintuyi, que murió (se dice, pero no comprobado) con 171 años. Se tiene conocimiento de un etíope que llegaría hasta los 163 años, pero tampoco pudo comprobarse puesto que no pudieron aportar suficiente documentación para demostrarlo.

En cuanto a mujeres Jeanne Calment sigue siendo la que alcanzó la edad más longeva, con 122 años. Actualmente, lo ostenta la jamaicana Violet Brown, con 117 años. Con respecto a los hombres, desde la muerte de Yisrael Kristal, con el que abríamos el artículo, actualmente ostenta el record el japonés Masazou Nonaka, con 112 años. El más viejo de la Historia fue otro japonés, Jiroemon Kimura, que murió con 116 años. El europeo que ha alcanzado la mayor edad fue el español Joan Riudavets Moll, muerto con 114 años. Y es que Japón y España están considerados los Países donde la calidad de vida es mejor pudiendo llegar a edades avanzadas con más probabilidad que en otros lugares. 

Los Países con mayor esperanza media de vida son Japón y España

En Japón la esperanza media de vida es de 83 años; no en vano hay un centro de investigación sobre la longevidad en Okinawa, una Isla en la que hay más de 400 personas con más de cien años de edad. ¿Cómo es posible?

La dieta de Okinawa es a base de tofu, batata y pescado (evidentemente comen muchos más alimentos, pero esos abundan especialmente), sin embargo, la clave es el bajísimo nivel de estrés o eso se desprende después de visitar la Isla donde los viajeros occidentales dicen quedar maravillados con la mentalidad tan sosegada y diferente que encuentran en Japón. Pero hay un lugar en Occidente que parece reunir también unas especiales características que le hacen idóneo para la longevidad, así que no es cuestión de estilo de vida occidental u oriental sino de formas de entender la vida. Ese lugar se encuentra en el sureste de Europa.

España es el País donde la dieta mediterránea saltó a la fama mundial y donde la gente procura tener tiempo para comer de modo relajado, hacer la digestión con una buena siesta o caminar con frecuencia (sin duda, uno de los mejores ejercicios para mantenerse en forma). La cocina española, admirada en todo el Mundo, utiliza mucho el aceite de oliva, los vegetales y el vino (salvando, cómo decíamos con la dieta japonesa, que se utilizan otros muchos alimentos, pero esos son los más abundantes) y funciona porque la esperanza media de vida es de 82,8 años.

Parece que influye más la alimentación y buenos hábitos de vida que la mayor o menor carga de estrés, porque Yisrael Kristal estuvo media vida sometido a una elevadísima carga de estrés y sin embargo ha sido uno de los hombres más longevos de la Historia, con lo que sigue siendo un misterio cómo algunas personas viven tanto tiempo.